6 Ediciones cocinando futuro: Jóvenes Innovadores

 En Accion social

Asunción Berzal, Coordinadora del Programa Jóvenes Innovadores 

Cuando pienso en el Programa Innovadores no puedo dejar de hacer una comparación con la cocina española hace unos años. Quién iba a decirnos hace un par de décadas que España sería referente mundial en cocina, pero ¿por qué sucedió? Tan difícil y tan sencillo como la confluencia en diferentes puntos de España de personas innovadoras, con pasión por su oficio y que trabajaron duro buscando nuevas formas de hacer las cosas.

Así cambiaron nuestra visión de comer por la de saborear y disfrutar haciéndolo. Salvando las distancias, podemos decir que desde 2010 un grupo de profesionales con pasión por los recursos humanos y con una visión más allá del “guisar diario”, que piensan que sin inquietud por hacer las cosas de una manera diferente y pragmática no avanzaremos, ha apostado por apoyar a esos “cocineros” en ciernes llenos de talento, con ideas innovadoras pero que necesitan los fogones de una empresa para poder hacer ese plato que todos querremos imitar. 

Un proyecto que se hace con el esfuerzo y las ganas de cambiar de muchas personas, empezando por el apoyo de empresas importantes tanto nacionales como internacionales que enseñan sus “recetas maestras” a los participantes cuando van a visitarles a sus instalaciones. Siguiendo por los profesionales que forman a los innovadores en las nuevas técnicas que están surgiendo en el panorama de los recursos humanos. Y continuando con los ingredientes pues ¿qué es la cocina sin unos ingredientes de calidad? Nada, como nada sería el programa si no pudiésemos reunir un grupo de personas con talento innovador y pasión por los recursos humanos dispuestas a luchar por su sueño. Y todo ello acompañado de un buen “caldo” español, en este caso de un networking que se paladea en su primer encuentro y que se añora cuando el día a día nos aleja de todos ellos.

Desde el mismo momento en que ponemos en marcha una nueva edición, buscamos jóvenes con talento innovador pero con el foco centrado en las personas, un equilibrio que no es tan fácil de encontrar; muchas candidaturas son las que se reciben, y esto nos hace estar muy orgullosos, pero hacemos una selección muy ajustada a estos cánones porque tanto desde los patrocinadores como desde la fundación buscamos dar una oportunidad, un empujón profesional y personal a estas personas en las que vemos esas características. Personas que no se conforman con estudiar una carrera, hacer un máster o hablar inglés con fluidez, que demuestran en su vídeo de presentación que tienen esa chispa, ese espíritu que impulsa el cambio en la gestión de personas, un potencial latente que intentamos hacer eclosionar durante el programa para que su paso por el mismo sea un antes y un después como los mismos participantes nos dicen tras vivirlo.

Desde el principio del programa los participantes saben que tienen una meta que alcanzar pues a la finalización del mismo tienen que haber desarrollado una nueva receta, deben presentar una idea innovadora. Al igual que en los programas de cocina, se busca una receta que respete y sepa tratar los ingredientes, pues cada cosa que hacemos en recursos humanos se hace con la materia más sensible del mundo: las personas, al mismo tiempo el “plato” debe ser una creación reproducible y apta para diferentes paladares, pues en la aceptación de la diversidad generacional y personal está el equilibrio. Las ideas más innovadoras son las que se seleccionan para ser desarrolladas por grupos, juntos los participantes equilibran la “mezcla”, preparan la presentación y la exponen ante un comité formado por los Chefs de las empresas patrocinadoras y una es la elegida como mención especial por su innovación y pragmatismo.

A diferencia de los concursos o premios culinarios, en el Programa Jóvenes Innovadores en Recursos Humanos todos ganan, las empresas porque reciben ideas nuevas que les permiten añadir nuevos puntos de vista y porque su apoyo a estos jóvenes les referencia como empresas innovadoras y socialmente responsables, preocupadas por las personas y por su crecimiento profesional. Los participantes porque su crecimiento personal y profesional se imbrica no sólo con su esfuerzo sino también con el networking que se crea entre los participantes de todas las ediciones, los profesionales que interactúan con ellos, les forman o les mentorizan tanto durante el programa como después. Y, para la Fundación Personas y Empresas porque nos permite ser el nexo de conexión entre el talento innovador que necesita una oportunidad y las empresas concienciadas de que su labor social con estos jóvenes es imprescindible para hacer que los futuros managers y líderes sean mejores gestores de personas. 

En definitiva, una experiencia única que nos marca a todos, porque con el paso de los años somos un equipo que ha compartido vivencias profesionales y personales con un valor cultural común: innovar con los pies en el suelo para dar las mejores opciones a personas y empresas pues lo uno sin lo otro no es nada. ¿O no? 

 

 

Publicaciones recientes

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Para mayor información revise nuestra política de cookies.

ACEPTAR
Aviso de cookies
accionsocial novmujer emprendedora