Revisa tu brújula interior

 En Libros

Maria Pizzuto

Cuando deseamos un cambio o bien nos hemos visto inmersos en uno, definir el rumbo de mi próximo proyecto profesional se convierte en ocasiones en un reto importante, y en otras se puede presentar con confusión al desconocer por donde se inicia este proceso. Para empezar, planteemos algunas preguntas…

¿Te has preguntado en el último año qué quieres ser de mayor? ¿Estás haciendo o bien, has realizado lo que te gusta y sabes hacer? ¿Te identificas con lo que haces, o lo que venías haciendo? ¿Cómo te ves los próximos 3 años, haciendo qué?

Revisar el rumbo de nuestra carrera profesional debería ser algo más habitual y menos excepcional aunque, desafortunadamente, cada vez más se presenta con mayor frecuencia motivado por un cambio y no necesariamente elegido por nosotros. Tan importante como acudir al médico para la revisión anual, es poner al día cómo estamos viviendo nuestra actividad y la evolución que queremos de nuestra carrera profesional, independientemente si estás en activo o en proceso de identificación de un nuevo proyecto profesional.

Cuando elegimos una profesión pudimos haber acertado, y seremos afortunados si además seguimos haciendo lo que nos gusta hacer, pero posiblemente no. Es triste encontrarte con personas que después de haber realizado esta revisión de su trayectoria profesional, se dan cuenta que han vivido los últimos 15 años de su vida trabajando en algo con lo que no se identifican, o no les gustaban pero tampoco supieron y quisieron modificar el rumbo. Pero nunca es tarde para escucharnos, reinventarnos y retomar el rumbo de nuestra carrera profesional.

1272580 compassPara realizar este ejercicio, es necesario dedicarle un tiempo y un espacio (anotarlo en la agenda para que ocurra) para que, en vez de ser un evento extraordinario, pueda convertirse en un hábito. Es tan sencillo como reservar un viernes por la tarde, una mañana del sábado o cuando estemos receptivos para entrar en contacto con nosotros mismos y ponernos al día. Implica querer hacerlo, es decir una actitud positiva que nos conduzca a nuestro compromiso con nosotros mismos para actualizar lo que queremos, lo que verdaderamente nos importa y necesitamos.

Sin lugar a dudas es un ejercicio apasionante que nos permite ganar en autoconocimiento, clarificar nuestras prioridades, reconocer nuestras motivaciones e intereses, actualizar lo que ahora es una necesidad. Estos factores condicionan el rumbo de nuestra trayectoria profesional y nos ayudan a clarificar el camino en caso de confusión.

Complejo es definir tu proyecto cuando no hay claridad: el camino fácil es seguir una línea continuista puesto que esta reflexión puede conducirte fuera de la zona de confort. Una vez fuera de ella, accedes a una zona de aprendizaje donde las posibilidades, con esfuerzo y dedicación, pueden ser amplias y diversas de acuerdo a lo que decidamos que queremos, podemos y emprendamos hacer.

Nuestra revisión periódica (al menos una vez al año) debería contemplar al menos algunas de estas siguientes áreas:

  • Reconoce y actualiza tus talentos
    Realizar un inventario de nuestros talentos o habilidades es fundamental para poder conceptualizar nuestro valor profesional y nuestra contribución ya que su análisis nos permite valorar y visualizar la potencialidad de nuestro perfil a la hora de dar un giro o cambio en nuestra trayectoria profesional. Algo tan sencillo como realizar un registro de las habilidades, experiencias y conocimientos adquiridos en los tramos de nuestra carrera profesional, nos permitirá tomar consciencia de lo que sabemos y podemos ofrecer, ya que en muchas ocasiones no le damos el valor que tiene, así como aquellos aspectos de nuestro perfil que necesitamos actualizar. Este mapa de talento actualizado nos facilita enormemente la labor de definir nuestra marca personal y elaborar las diferentes herramientas de marketing que nos darán acceso al mercado como el CV digital o nuestro perfil en las redes profesionales. Asimismo, ayuda a identificar las tendencias del mercado para adaptar nuestro perfil a la evolución o reinvención de mi actividad objetivo.
  • Registra tus logros y experiencias significativas
    Registrar nuestros logros y experiencias significativas nos permitirá tener una visión más completa de la evolución del camino recorrido hasta el momento. Identificar aquellas experiencias positivas -éxitos y logros- son importantes para situar contribuciones específicas en nuestra trayectoria profesional así como a conceptualizar nuestro valor, esfuerzo, dedicación y valía profesional. Todavía más importante es situar experiencias donde hayamos tenido errores, fracasos, situaciones complejas o en las que simplemente las cosas no resultaron como se esperaban. Reconocer estas experiencias nos permite aprender de nuestros errores y pueden convertirse en experiencias de aprendizaje y, consideradas desde una perspectiva positiva, sumarán a nuestras fortalezas en vez de restar a nuestro perfil. Aprender de estas experiencias nos aporta sabiduría para seguir evolucionando en nuestra vida.
  • Actualiza tus motivaciones y revisa tus necesidades
    Cuando nos tomamos un respiro, paramos de la rutina diaria y entramos en contacto con nosotros mismos, estamos receptivos a escuchar esa voz interior que nos habla pero que en muchas ocasiones no escuchamos. Actualizar nuestras motivaciones nos ayuda a validar si el rumbo que estamos llevando es el que realmente queremos en cada momento. De ahí la importancia de identificar aquello que nos aporta esa energía e ilusión para desarrollar el día a día e incorporar las acciones que nos permitan nutrir esa ilusión, ya sea desde la actividad que estemos desarrollando o bien, desde un cambio o nuevo proyecto que estemos identificando. Poner al día nuestras necesidades y prioridades personales, familiares y desde luego las profesionales, es una revisión crítica de cara a mantener un equilibrio. Lo primero es tomar conciencia de ellas. El registrarlas y priorizarlas nos ayudará a valorar cómo podemos atenderlas desde mi proyecto actual o bien desde el que estoy buscando. Tener claras nuestras necesidades y prioridades puede llegar a condicionar la elección o cambio en nuestro proyecto. Para hacer este trabajo, reflexiona sobre: ¿qué quiero?, ¿qué me apetece hacer?, ¿me apetece seguir haciendo lo que venía haciendo?, ¿me identifico con lo que estoy haciendo o he venido realizando?, ¿disfruto o he disfrutado con la actividad desarrollada?, ¿cuáles son las prioridades actualmente en mi vida?, ¿cuáles son los aspectos que más valoro en un trabajo? En ocasiones, necesidades personales o familiares hacen inevitable poner en segundo plano nuestros intereses y motivaciones, pero se pueden identificar otros recursos para atender dichas necesidades y seguir trabajando para conseguir el objetivo profesional deseado.
  • Pulsa las necesidades del mercado vs tu actividad
    Tampoco puedes olvidar que es fundamental conocer las necesidades del mercado y mantenernos actualizados con las tendencias sectoriales o funcionales con respecto a mi actividad. Esto nos ayuda a situar nuestra empleabilidad para tomar decisiones sobre el rumbo que puede o no tomar mi trayectoria profesional. A su vez, nos aporta información para identificar áreas de actualización con respecto a mi perfil. Puede que mi actividad en el mercado esté agotada o bien requiera de un proceso de actualización o renovación. En cualquier caso es fundamental conocerlo para elegir qué giro queremos, podemos y debemos tomar. Si mi actividad está agotada, es poco eficaz mantener la búsqueda y el posicionamiento desde esta perspectiva. En ocasiones nos toma tiempo, energía y esfuerzo interiorizar esta realidad y aceptar tomar la decisión de redirigir nuestra actividad. Por tanto, realizar un ejercicio periódico de identificación de necesidades del mercado vs mi mapa de talento vs mi mapa de prioridades y motivaciones, nos aportará una información muy valiosa para diseñar una ruta clara, que no por ello sencilla, para redirigir mi actividad profesional.
  • Valora el estado de tu red de contactos
    ¿Cómo está tu red de contactos? ¿Quiénes son tus contactos? El estado de tu red de contactos es crítico para obtener información, identificar oportunidades y sobre todo para recibir un feedback de tu perfil, rumbo profesional o bien para generar y compartir ideas de posibles proyectos. Es habitual cuando estamos trabajando no ocuparnos de ella puesto que implica invertir tiempo personal en nutrir, mantener y ampliar la red, pero es esencial a la hora de abordar el mercado. Cuando estamos identificando un nuevo proyecto, hay que trabajar esta red para que nos permita posicionarnos en el mercado, intercambiar experiencias, puntos de vista y obtener información para identificar oportunidades profesionales. Tener conversaciones con las personas que hemos ido conociendo a lo largo de nuestra trayectoria y compartir con ellas nuestras ideas, perfil o posibles rutas para acceder a un nuevo puesto de trabajo nos permitirá recibir feedback, ayuda, orientación, ideas de cómo abordarlo o simplemente un acompañamiento en el camino. El ponernos al día en todos estos aspectos que hemos revisado es actualizar nuestra brújula interior que nos dice cómo vamos con respecto a lo que queremos. Nos permite situarnos para elaborar una ruta de acciones y decisiones que nos conduzcan a actualizar o bien a confirmar, el rumbo profesional que queremos recorrer a partir de ahora.

 

 

Publicaciones recientes

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Para mayor información revise nuestra política de cookies.

ACEPTAR
Aviso de cookies
libro mejor negociolibro-mindfulness-en-la-vida-cotidiana-jon-kabat-zinn MLM-O-3178318476 092012