Cinco continentes, cinco visiones: Europa

 En Yacimiento de empleo
Equipo de redacción.

Asia fue la primera parada, pero no la última. Como ya os anticipamos, era sólo el primero de los artículos acerca de la situación laboral en distintos continentes, contada en primera persona a través de los testimonios de quienes en un momento dado decidieron coger las maletas y lanzarse a la aventura de la internacionalización. En esta ocasión, nos quedamos en casa por Navidad, profundizando en las oportunidades latentes en el Viejo continente: Europa.

 

Sólo con ver los informativos o leer la prensa se podría llegar a la conclusión de que en Europa coexisten situaciones de lo más diverso en todos los ámbitos, desde la omnipresente Alemania a las teóricamente deprimidas Italia o Irlanda. Pero, como muestran nuestros entrevistados, con ilusión y una profunda labor de investigación, se puede conseguir un trabajo en cualquiera de los países que lo configuran. La herramienta clave para comenzar: EURES, el portal europeo de la movilidad profesional que facilita esta búsqueda activa además de ofrecer distintos recursos de apoyo como modelos de CV europeo.

Independientemente de los motivos que provocaron su salida, que en general fueron la inquietud por perfeccionar el idioma o bien la detección de oportunidades de desarrollo profesional inexistentes en España, si algo recalcan Carlos, Arantxa, Carlos, Santiago y Roberto es que Europa tiene una gran ventaja: adaptarse a cualquiera de los países que la componen, en general, no es difícil, sobre todo porque al fin y al cabo las diferencias son más de forma que de fondo.

En la mayor parte de los casos salieron de España con la seguridad de una oferta bajo el brazo encontrada gracias a la globalidad que caracteriza al mercado económico actual. Sin embargo, quienes no lo hicieron, tampoco se arrepienten: Carlos, desde Italia, remarca que allí, el entregar CV de forma presencial tiene “resultados sorprendentemente efectivos” sobre todo porque estamos hablando de un país en que “la comunicación puede ejercer una labor más importante que la del propio currículum”, añade. Por su parte, Santiago, desde el sur de Francia recomienda agilizar los trámites burocráticos para inscribirse cuanto antes en Pole Emploi (el INEM francés) ya que además de ayudarte en la búsqueda, Santiago nos cuenta que “me enviaron directamente a un curso de francés que no sólo era gratuito, sino que me pagaron por asistir”. En resumen, se trata de aprovechar que vivimos en una Unión Europea caracterizada por el libre flujo de personas y eso se traduce en que contamos con un visado permanente con miles de oportunidades a nuestro alcance.

No obstante, esto no quiere decir que todos los trámites estén superados: hay que convivir con los trámites administrativos propios de cada país, y eso en muchas ocasiones supone en exceso de burocracia que hace que más de uno se eche atrás. Pero la realidad es que los trámites burocráticos van a perseguirte allá donde estés, incluso en España. 

Al margen de esto, los entrevistados coinciden en que hay que tener en cuenta aspectos bastante generalizados más allá de los Pirineos como esa soñada jornada de 35 horas -productivas, eso sí-, y con salarios dignos, la racionalización de horarios (que hace de hecho que incluso los comercios estén cerrados a las 18h) y las jornadas flexibles, ¿alguien da más?

Además, todos ellos dicen haberse sentido muy bien acogidos en estos países y nos cuentan aspectos llamativos de la cultura empresarial como pueden ser, en negativo, el techo de cristal existente en Irlanda para los extranjeros “ya que aproximadamente el 98% de los managers son irlandeses” o, ya en positivo, que “las barreras entre jefes y empleados están más difuminadas” en el resto de países y que se trabaja realmente en equipo con “muchas reuniones, muchas… pero productivas”. Pero sobre todo, hay que cambiar el chip. Por muy parecida que sea la cultura a todos los niveles, hay ciertos aspectos a los que adaptarse. Por ejemplo, Roberto remarca desde Escocia que hay que vencer la tentación de quedarse el último en la oficina y “olvidarse de la titulitis española”: se busca la eficiencia real. 

Por supuesto, todos ellos, y todos nuestros entrevistados de otros continentes lo tienen claro: el idioma es una de las claves para encontrar un buen trabajo independientemente de dónde vayas, aunque en algunos casos las diferencias de acento puedan jugarte alguna mala pasada. Pero todo es cuestión de hacer oído y vencer ese periodo de adaptación.

Hablando acerca de los sectores en auge, escuchamos repetidamente que el de IT es el que mayor número de oportunidades ofrece, pero tampoco hay que olvidar que Francia demanda constantemente personal sanitario español o que Alemania tiene los brazos abiertos para nuestros ingenieros. Lo importante es lanzarse y, en muchos casos, como señalan varios de los entrevistados, mentalizarse de que, quizás en un primer momento tendrás que trabajar en algo distinto a lo que buscas, pero eso te ayudará a perfeccionar el idioma y aprender a manejarte en la ideosincrasia local de cara a encontrar algo mejor.

Salir del país es una decisión difícil porque nos obliga a alejarnos de nuestra zona de confort, pero hay que tener en cuenta que el conocer nuevas culturas nos lleva a enriquecernos como personas y que, para ello, como señala Arantxa desde Luxemburgo, lo más importante es “ser extremadamente abierto”. 

Lo que está claro es que la experiencia enriquece y hace ver las cosas desde otra perspectiva. Perspectiva desde la que nuestros entrevistados se ven trabajando en el país en que están actualmente o bien explorando nuevos territorios, aunque la vuelta a España no se encuentra entre sus prioridades. Y es que, aunque resulte difícil creerlo, la experiencia internacional genera adicción. Quizás puede ser una opción a incluir entre tus propósitos de nuevo año, ¿te atreves con ello?

 

Publicaciones recientes

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Para mayor información revise nuestra política de cookies.

ACEPTAR
Aviso de cookies
gorronuevas ideas