CINCO CONTINENTES, CINCO VISIONES: SUDAMÉRICA

 En Casos y Cosas
Equipo de redacción.

Ya con la resaca del Mundial, desde Reskilling nos acercamos a América del Sur con el fin de recoger la experiencia de algunos españoles que se han lanzado a “hacer las américas” en el siglo XXI. Y es que Sudamérica es mucho más que fútbol.

“¿Quieres seguir formando parte del pesimismo colectivo o intentar comenzar un proyecto nuevo que te haga más feliz, que te devuelva la ilusión?” es la pregunta que María G. Arenales y su pareja se plantearon antes de hacer las maletas rumbo a Uruguay. Pero no son los únicos.

Sudamérica quizás sea lo que algunos consideren la vía fácil porque compartimos idioma con gran parte del continente, e incluso muchas costumbres. Pero no nos engañemos, como resaltan todos nuestros entrevistados, las diferencias son más que notables, especialmente en países como Honduras donde Víctor remarca que la seguridad ciudadana es prácticamente inexistente. 

Y sí, todos coinciden en que se vive a otro ritmo, así que si te planteas cruzar el charco, la primera recomendación que ellos hacen es… paciencia. A nivel cultural, Mª Paz Méndez, desde Chile, señala que allí “son mucho más conservadores y tradicionales” y que es más que patente la influencia de la parte norte del continente –en la que nos centraremos en otro artículo-: “viven al estilo americano: familia y centro comercial”. En esta línea, Teresa Cabello, desde Argentina, alude al interés y la implicación de los locales en temas políticos, que no cesan de preguntarle por la situación en España. Además, añade, allí, paradójicamente, “se valora mucho que la ciudadanía tenga poder en los medios, a los que consideran como herramienta educativa”. Trasladándonos de nuevo a Uruguay, a María le chocó especialmente el machismo y la falta de concienciación medioambiental del país.

En el ámbito laboral, muchos de ellos se fueron sin trabajo, pero reconocen que el proceso de búsqueda no es muy complejo porque es muy similar al español, aunque con muchas más oportunidades. De hecho, Mª Paz subraya que Chile “es un buen sitio para reorientarte, ganar dinero y experimentar” mientras que María pone el acento en que “las oportunidades van surgiendo a medida que te haces con el lugar, con la gente”.

De forma más específica, Teresa, que fue a Argentina como voluntaria a través de InteRed, remarca que llamó su atención especialmente la falta de profesorado infantil en el país, ya que allí “no es considerada una carrera universitaria y casi nadie la estudia”. En Chile, como ya anticipábamos en otro de nuestros artículos un año atrás, predomina la minería, la construcción, el turismo y la importación: “tienen materias primas, pero carecen de fábricas para manipularlas”, puntualiza Mª Paz. Por su parte, María ve oportunidades en el mundo de la informática y las energías renovables en Uruguay, mientras que, por la inseguridad dominante, Víctor no ve desarrollo a medio plazo en Honduras. No obstante, destaca que “las élites empresariales se han formado en EEUU y están bien preparadas” y eso puede conducir a algunos cambios, aunque lentos y progresivos.

A pesar de que es más fácil encontrar trabajo, en Chile Mª Paz enfatiza que también es fácil perderlo ya que “hay mucha presión, y son muy fríos a la hora de despedir y rotar personal” y María indica que “la gente en Uruguay vive endeudada, los salarios son bajos y el nivel de vida es alto”. Y este punto es uno de los que más hay que tener en cuenta si quieres hacer las maletas: “ten un buen colchón económico”

Quizás una de las cuestiones que más podemos plantearnos al pensar en Sudamérica es la de la seguridad, pero todos nuestros entrevistados coinciden en que no hay que obsesionarse, sino simplemente ser prudentes. A modo de anécdota, Víctor nos cuenta cómo su hijo de 4 años, ante el símbolo de “prohibido entrar con armas” que puede verse en todos  los restaurantes del país, le dijo “papá, menos mal que no he traído mi pistola, ¿eh?”.

Pero a pesar de esto, de las complicaciones que suponen los trámites burocráticos y de la lejanía con España, estos países tienen ciertas ventajas ya que además de las oportunidades de desarrollo profesional que ofrecen y de que, como señala Teresa “conocer otro país siempre te abre la mente y te hace ver el mundo desde otro punto de vista y oxigenarte un poco de la mirada occidentalista”, también ofrece mayores y mejores posibilidades de aprender inglés, sobre todo para los más pequeños, como resalta Víctor, y además la gente local es muy acogedora con los españoles.

Preguntados sobre dónde se ven en 2 ó 3 años, la mayoría de ellos responde que en cualquier otro país donde puedan seguir desarrollándose personal y profesionalmente. La excepción la representa Teresa, que viajó a Argentina con su pareja “con billete de vuelta puesto que estamos apostando por crear nuestra propia empresa en Sevilla”. Y es mientras Teresa se desplazaba a la zona empobrecida en que desarrollaba su voluntariado, Javier, su pareja, vio en Argentina un lugar donde tomar nuevas ideas de cara a la creación de la microcervecería educultural “La Escuela” donde en un futuro no muy lejano, además de debatir, ver exposiciones y otros espectáculos, podrán degustarse las cervezas artesanales Abril que ellos mismos elaboran (www.cervezasabril.com). 

 

 

 

Publicaciones recientes

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Para mayor información revise nuestra política de cookies.

ACEPTAR
Aviso de cookies
coaching-deportivo1tendencias octubre