Construye tu 2014, define tu camino

 En ¿Y si...?

Qué gran regalo nos ha brindado la vida al darnos un año a estrenar para lograr aquello que decidamos plantearnos para él. ¡Bienvenido 2014!

Se comienza a respirar un aire optimista, a vislumbrar una posible recuperación  en el mercado, con la cautela y prudencia lógica que nos dice que hay que seguir trabajando con entusiasmo y persistencia para lograr lo que se quiere.

Queremos que este año sea especial para ti, que en el futuro lo recuerdes como aquel en el que estableciste la visión de lo que quieres, te pusiste en marcha y obtuviste la satisfacción de recoger los frutos de tu esfuerzo a lo largo del camino que estás recorriendo. En definitiva, se trata de tener  la satisfacción de que no ha sido un año más o que ha pasado desapercibido. Aprovechemos  la oportunidad de hacer de este año el mejor que decidamos tener. 

Y qué mejor forma de empezarlo que definir nuestros propósitos para este 2014. Podemos tenerlos claros ya, o posiblemente los hayamos definido antes incluso de finalizar el año anterior, pero si no los has definido aún, te damos algunas pistas que te facilitarán la labor.

Te planteamos algunas áreas para que puedas indagar a la hora de definirlos:

a) Revisa tu diálogo interior.

¿Qué tal te llevas contigo mismo? ¿Eres comprensivo, o bien eres  exigente y crítico?  ¿Reconoces a otros y te reconoces poco a ti mismo? ¿Qué concepto tienes de ti mismo? ¿Cómo está tu diálogo interior?  

Es muy importante para tu autoestima y autoconfianza cuidar tu diálogo interior, revisar  qué te dices y cómo te lo dices. Actualizar el concepto que tienes de ti mismo favorecerá tu autoconocimiento  y será clave para poder emprender los retos que te plantees. Este año puedes proponerte alimentar tu autoestima, trabajar tu autoconfianza e incorporar aspectos positivos en tu diálogo interior.

b) Elige una visión con una actitud positiva

Una visión positiva de las cosas ayuda a afrontar los retos con mayor optimismo, pero también con realismo. ¿Qué tal si comenzamos este año a ver el vaso medio lleno? Vamos a cambiar los “no se puede”, por los “vamos a intentarlo”. Hay que ver los problemas como fuente de oportunidades para encontrar el aspecto positivo y de aprendizaje que toda situación, experiencia o dificultad nos puede brindar. Problemas, respuestas negativas,  dificultades,  duda… son las piedras que encontraremos en nuestro camino pero si las relativizamos y tomamos perspectiva de ellas, podremos seguir adelante. 

c) Actualiza y cuida tus prioridades

Define para este año cuáles van a ser tus prioridades y céntrate en ellas. Clarifícalas para que en tu día a día, asignes una hora en tu agenda para que se lleven a cabo. En un entorno de sobreinformación donde las distracciones se multiplican, es importante no desviar la atención de lo que realmente nos interesa. Estas prioridades tienen que ver con aquello a lo que tú personalmente otorgues valor, pudiendo ser aspectos como familia, amigos, deporte, aficiones, crecimiento personal, aprendizajes, trabajo… Defínelos y céntrate en ellos.

d) Cuida tu bienestar

Cuidar la salud física y emocional son nutrientes claves para abordar este año 2014. El gimnasio en enero es un clásico, pero también podemos cuidar otros aspectos de nosotros mismos con respecto a nuestra salud física y emocional. Hacer ejercicio es algo que debe estar en nuestra agenda cotidiana, para eliminar toxinas, estrés, momentos de mal humor y, sobre todo, para oxigenarnos, retomar el aspecto positivo de las cosas, reafirmar nuestra capacidad de ejecución y ver la vida con otra perspectiva.

Cuidar también nuestra salud emocional es esencial. Ejercicios como el yoga, mind-fullnes, meditar, quedarte con el aquí y el ahora, reír más a menudo, relacionarte con personas con vitalidad que te aporten energía, identificar actividades que nos hagan sentir bien con nosotros mismos y con quien nos rodea, son elementos a incorporar en este 2014.  

e) Define tu propio concepto de éxito

Un año con retos y propósitos hace necesario revisar nuestro concepto de éxito, y clarificar la forma de medirlo o cuantificarlo. Para ello, podemos utilizar el concepto más tradicional asociado al factor económico o al progreso/ evolución. No obstante, merece la pena contemplar otros factores y definir aquellos elementos que van a constituir tu concepto de éxito, ya que por él vas a medir los retos que te puedas estar marcado. Valora incorporar otros criterios como por ejemplo disfrutar de lo que estás haciendo, independientemente de si consigues tu objetivo o no, de tu capacidad creativa e innovadora, del  proceso de aprendizaje en si mismo, o bien por tu contribución y aportación a los demás…  ¿Ya has definido tu propio concepto de éxito? 

f) Renuévate profesionalmente

Después de haber realizado este recorrido con nosotros mismos, es momento de contemplar qué es lo que quieres en este año con respecto a tu  proyecto profesional.  

¿Tienes claro qué es lo que quieres lograr profesionalmente? ¿Qué aspectos innovadores vas a incorporar a tu proyecto o actividad? ¿Qué quieres aprender o actualizar en este año?  ¿Qué aspectos de tu perfil requieren de cierta mejora, ya sea de habilidades o conocimientos? ¿Sigues  manteniendo la misma visión o te estás planteando actualizar tu rumbo profesional para comenzar una nueva actividad?

Atrévete y considera otras opciones y alternativas profesionales que no habías valorado hasta ahora, posiblemente sea  la hora de tu cambio;  en este número encontrarás algunas ideas.

 

Publicaciones recientes

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Para mayor información revise nuestra política de cookies.

ACEPTAR
Aviso de cookies
2013sencillez