“El cosmonauta” despega gracias al crowdfunding

 En Casos y Cosas
Equipo de redacción.

 

El crowdfunding o financiación en masa (financiación colectiva le llaman también) es una de las más modernas alternativas para encontrar financiación para los negocios particulares. Puede ser usado para muchos propósitos, desde artistas buscando apoyo de sus seguidores, o financiación del nacimiento de compañías o pequeños negocios. En Estados Unidos ya se lleva utilizando bastante tiempo y es ahora cuando España cae rendida a esta forma de financiación.

En Reskilling hemos tenido la oportunidad de entrevistar a uno de los pioneros del uso de este sistema de financiación en nuestro país, que le ha permitido estrenar hace apenas una semana un ambicioso proyecto transmedia* y desarrollarse como director cinematográfico. En estos días se ha hablado mucho de él en todos los medios de comunicación, Nicolás Alcalá.

Nicolás, es un emprendedor de 25 años cuyo bagaje profesional gira en torno al guión, producción y dirección cinematográfica.

Hace años creó Riot Cinema Collective, productora que junto a Bruno Teixidor y Carola Rodríguez dirige y a través de la cual ha llevado a cabo sus sueños de “contador de historias” como a él mismo le gusta definirse.

Su último proyecto y el más ambicioso acaba de ver la luz, se trata del primer largometraje español financiado a través del crowdfunding y además el primer proyecto transmedia llevado a cabo en nuestro país alrededor de una largometraje de ficción.

A continuación nos cuenta qué ha supuesto para él este proyecto.

1. Nicolás, tú ya te habías lanzado al mundo del emprendizaje montando una productora, Riot Cinema Collective, pero ¿cómo surge el proyecto del El Cosmonauta? ¿Cómo se te ocurrió la idea?

 

director Actores

“El director, Nicolás Alcalá, da las últimas indicaciones a los actores” (c) Riotcinema

Del libro Sputnik, de Joan Fontcuberta. Un cosmonauta se pierde en el espacio y su nave cae a la Tierra… vacía. Ese fue el gérmen de todo. Empecé a escribir historias de cosmonautas perdidos en el cosmos y poco a poco a descubrir leyendas negras sobre cosmonautas que habían muerto, conspiraciones, misiones secretas… hasta que finalmente llegamos a la historia que tenemos ahora.

 

Cuando nosotros empezamos, el crowdfunding era un concepto del que se hablaba poco. En España no existía y en el extranjero escaseaba. Nosotros establecimos dos vías para colaborar con la peli: la primera fue lo que llamamos productores. Pusimos una tienda online, y la manera de colaborar era comprando en ella convirtiéndote en productor. Desde 2 euros, que era la mínima aportación, siempre recibías algo a cambio: una chapa, un certificado de productor, había un sorteo de un traje de cosmonauta… y a partir de ahí podías comprar el DVD, comprar el libro, comprar insignias soviéticas…

La segunda vía de colaboración, que era a través de inversión privada, consistía en comprar un porcentaje de los futuros beneficios en caso de haberlos. Hemos tenido al final del proyecto 4.200 productores que han comprado productos en nuestra tienda, y más o menos 600 inversores que tienen ahora un porcentaje de la película.

2. En tu caso el Crowdfunding ha sido un éxito ¿cómo has conseguido implicar a tanta gente en el proyecto?

“Era nuestra historia, tres amigos que tenían un sueño y le pedían ayuda a la gente para hacerlo realidad junto a ellos” No puedo dar una sola respuesta, creo que entraron en juego un millón de factores, pero hay algunas claves que yo considero muy importantes para que el proyecto funcionase bien. Tiene que ver con el lado del diseño, a ese nivel lo hemos trabajado muchísimo: la página web, todas las promos que hemos hecho, toda la comunicación… eso le daba una imagen de profesionalidad que otros proyectos no tienen. También ha sido crucial la transparencia, contar en cada momento lo que nos pasaba, que salía bien, que salía mal, cuando teníamos problemas, colgar todo online, hacer un ejercicio de transparencia de cuentas… la gente valoraba mucho la confianza. Tiene que ver también con haber hecho una historia personal, que es algo que muchos proyectos de crowdfunding hacen, pero no todos. Quizás hay un porcentaje de gente que ha apoyado la película porque les gustaba el espacio o la historia de la carrera espacial rusa, pero creo que la inmensa mayoría de nuestros productores e inversores lo han hecho porque sentían que estaban siendo parte de algo que era histórico, bonito y personal.

Era nuestra historia, tres amigos que tenían un sueño y le pedían ayuda a la gente para hacerlo realidad junto a ellos. Han influído otros factores, como haber sido los primeros o la suerte que tuvimos, pero yo creo que esos elementos han sido clave.

3. ¿Cuáles son los principales retos con los que te has encontrado en el proceso de creación de este proyecto?

El proyecto ha sido como una montaña rusa, con momentos sublimes y otros horribles. Lo hemos pasado muy mal en algunos momentos, como cuando se nos cayó nuestro co-productor ruso y nos dejó sin 120.000€ a una semana del rodaje… pero de pronto nuestra comunidad venía al rescate y conseguíamos 130.000€ en sólo 3 días y el miedo y la tristeza desaparecían. Ha habido de todo, ha sido complicado manejar un proyecto tan gigantesco, tanta gente involucrada, tanto tiempo, mantener el interés, no desanimarse, cuidar la calidad en todos los detalles…

4. Un proyecto, a simple vista tan ambicioso, ha tenido que proporcionarte muchas sorpresas, tanto positivas como negativas. Cuéntanos algunas de ambas.

Ha habido un montón de anécdotas maravillosas, como cuando emitimos el rodaje por streaming y una profesora paralizó su clase para seguirnos desde el colegio o cuando una discográfica de Berlín decidió hacer un disco inspirado en la película, y le pidió a veinte grupos que compusieran una canción inspirada en ella y sacaron un disco. Hemos tenido fiestas loquísimas con cosmonautas pululando y en Moscú y Letonia, mientras rodábamos, tuvimos un montón de aventuras.

5. Han pasado cuatro años desde que se fraguó la idea de El Cosmonauta ¿de dónde has sacado el empuje para no cesar en el intento?

“El empuje para no cesar en el intento lo sacamos de la pasión y el convencimiento absoluto de que lo que estábamos haciendo merecía la pena”De la pasión y el convencimiento absoluto de que lo que estábamos haciendo merecía la pena por muchos motivos. Al final, hemos hecho la película que queríamos hacer. No le va a gustar a todo el mundo pero está habiendo opiniones entusiastas y, sobre todo, creo que era un proyecto que, al margen de la película en sí, debía existir. Era el proyecto que no podía existir y sin embargo, aquí está. Eso ha ayudado a mantenernos centrados y sabiendo que el final iba a llegar en algún momento.

 

6. ¿Qué ha supuesto para ti El Cosmonauta, tanto a nivel personal como profesional? ¿Qué has aprendido de todo el proceso del proyecto?

Han sido los cuatro años más maravillosos de mi vida. He aprendido casi todo lo que se puede desear sobre el cine: cómo escribir, producir, promocionar, exhibir y distribuir una película. Y todo sobre la marcha, teniendo que aprender en el camino por necesidad. Pero sobre todo he podido probarme como director. Conocer mis límites y saber qué tipo de películas voy a poder hacer en el futuro. Saber, de hecho, que voy a poder hacer películas en el futuro.

Además me ha servido para conocerme mejor. Para madurar y aprender y ser mejor persona y mejor profesional.

7. Si tuvieras que aconsejar a alguien que fuera a embarcarse en algo parecido ¿qué consejos le darías?

“Así se aprende y se avanza en un proyecto. Equivocándote. Sin tener miedo. Siendo transparente y honesto.”«Niños, no hagáis esto solos en casa». Jajaja, no, en serio, ha sido apasionante cada uno de los días que hemos vivido este proyecto a la hora de aprender cómo se financia, se produce y se distribuye una película. Nos ha permitido conocer a gente increíble y disfrutar de una ola de amor y de colaboración. Yo no cambiaría un solo segundo. Si cualquier persona tuviese la oportunidad de vivir la mitad de la experiencia que nosotros hemos vivido le diría que se lance al vacío sin dudar.

Sobre todo, fallar rápido y fallar mucho. Así se aprende y se avanza en un proyecto. Equivocándote. Sin tener miedo. Siendo transparente y honesto.

8. Para finalizar, ¿qué conclusiones sacas de todo este Proyecto?

actores

El director Nicolás Alcalá con los tres protagonistas de El Cosmonauta (c) Riotcinema

Este proyecto ha sido maravilloso, yo no cambiaría un solo segundo, pero no quiero pasarme otros cuatro intentando financiar otra película. Vamos a tener que coger todo lo que hemos aprendido y mirar cómo podemos hacer esto de una forma que sea más sustentable, donde la gente pueda cobrar su sueldo, donde trabajar en paralelo en otros proyectos para tener con qué pagar el alquiler. Yo creo que estos métodos nos van a seguir acompañando a mayor o menor escala, no todos los proyectos permiten algo así. Creo que haber comprobado que la loca idea que teníamos funciona no ha hecho sino reafirmarnos en que no era tan loca y esto puede ser un camino por explorar.

Pero en definitiva lo que importa es lo que decía: que lo hemos hecho, que hemos abierto camino y que a partir de ahora quedan infinitas posibilidades por explorar.

* Transmedia: Es la técnica de contar historias a través de múltiples plataformas y formatos que utilizan las tecnologías digitales actuales complementándose entre sí

El cosmonauta en datos

  • Primer largometraje español financiado a través de crowdfunding.
  • Primer proyecto transmedia de un largometraje de ficción
  • El estreno de la película ha sido multipantalla. Ha podido verse simultáneamente en internet, Dvd/Usb, cine y televisión (Canal +)
  • La película ha sido posible gracias a más de 4.500 fans e inversores.
  • Ha recaudado a través de financiación colectiva 430.000 €
  • 14 de Mayo se pre-estrenó en los Cines Callao de Madrid.
  • 18 de Mayo se lanzó la experiencia multipantalla en el Centro de Cultura Contemporánea de Barcelona.
  • Adentrate en la experiencia de “El cosmonauta” en http://es.cosmonautexperience.com/

Páginas de Crowdfunding en España

  • Verkami – Especialmente volcada en financiar proyectos culturales y relacionados con las artes escénicas.
  • Lánzanos – Su abanico de proyectos tiene su mayor peso también en las iniciativas de índole cultural, pero también hay sitio para proyectos tecnológicos y solidarios.
  • Emprendelandia – Para todo tipo de proyectos. En esta página puedes encontrar microfinanciación o proyectos para poner en marcha.
  • CrowdThinking – Dirigido a todo tipo de proyectos, se centran en la red de contactos para exponer el negocio al mayor número de personas posibles.
  • Flipover – Comunidad de apoyo para proyectos sociales.
Publicaciones recientes

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Para mayor información revise nuestra política de cookies.

ACEPTAR
Aviso de cookies
mercado futuroop 1