El momento

 En Biblioteca

EL MOMENTO 

¿Cúando? La Ciencia de Encontrar el Momento Preciso 

Daniel H. Pink 

Alienta Editorial. Octubre 2018 

 

Análisis de la obra y del autor 

Hay en ocasiones que una obra incide en un concepto que todo el mundo lo sabe, pero nadie lo explica. Esto pasa con esta obra de Daniel H. Pink basándose en todas las investigaciones del área de psicología y economía conductual nos traslada una multitud de reflexiones que nos lleva a cuestionar planteamientos tradicionales. Son situaciones de sentido común como la disposición según las horas del día, el poder de las pausas, la importancia de los comienzos, la motivación en las mitades y el poder evocador de los finales, lo básico que es la sincronización en el trabajo en equipo y la influencia de los tiempos verbales en nuestro pensamiento. Es una obra de descubrimientos obvios pero muy importante en la gestión del único recurso real, que es el tiempo. Daniel H. Pink autor y consultor que nos encantó en su libro “La sorprendente verdad sobre qué nos motiva (2010), vuelve a plantear un nuevo cambio de pensamiento hacia el tiempo como momentos. Y como termina su libro “Antes creía que la elección del momento justo lo era todo, ahora creo que todos los momentos son el momento justo”. 

Resumen de la obra 

Esta obra de Daniel H. Pink no va solo de gestión de tiempo sino de explicar los momentos útiles como básicos en nuestra forma de vivir. No es lo mismo vivir una mañana que una tarde, y que una noche. Empezar bien, estar motivado durante los “mientras”, y saber finalizar un proceso. Y saber la importancia de estar sincronizado con los otros miembros de un equipo y saber pensar en tiempos verbales adecuados. 

La obra tiene tres partes y al final de cada capitulo introduce un manual del hacker del tiempo, que es una lista de herramientas y técnicas que te ayudan para poner en práctica lo explicado en cada capítulo. 

Las tres partes se refiere al día, a los comienzos, finales y mitades, a la sincronización y al saber pensar en tiempos verbales. 

 

La primera parte es el día: donde analiza estos conceptos: 

  • Nos descubre la cronobiología, indicando que cada uno de nosotros tenemos unos relojes biológicos en nuestro NSQ (Núcleo Supraquiasmático). Este es un temporizador cerebral que nos permite determinar que cada día tenemos un patrón común, que funcionamos en ciclo y nuestros estados de ánimo y nuestro rendimiento oscila a lo largo del día. El formato es pico, valle y recuperación que coincide con el inicio, tarde y noche. 
  • Que hay tres cronotipos: Alondras (mañana), Colibrí (día/tarde) y Búhos (noches). La variabilidad de los cronotipos se explica en gran medida por genética. Hay que tener una sincronización entre el tipo que eres, con la tarea a realizar, y el momento. Es decir, si eres alondra estudias matemáticas por la mañana y si eres búho realiza tareas de “insight” por la mañana y estudias matemáticas por la noche. 
  • Destaca también la importancia de las pausas y descansos en el trabajo para tener rendimiento. Y como el describe las tardes como el Triángulo de las Bermudas del día, y analizando errores médicos nos indica la importancia de los descansos en procesos de vigilancia. También investiga que las pausas en el estudio mejoran las notas en los exámenes. Analiza los conceptos de las minipausas, los microestallidos de actividad en las personas y las pausas sociales. Determinando que hay que tener pausas pequeñas, en movimiento y en compañía. Lo importante es el distanciamiento psicológico del trabajo. Aquí defiende las comidas distendidas y nuestra querida siesta de indudable valor. 

En fin, que hay que saber que el día tiene sus momentos según las tareas, que todos tenemos un cronotipo (alondra, colibrí y búho) y que además las personas en el trabajo son importantes siempre que implica un distanciamiento psicológico del trabajo. 

En la segunda parte: comienzos, finales y mitades analiza estos conceptos. 

  • Nos descubre que el impacto de los comienzos es mucho mayor de lo que la mayoría entendemos. Los comienzos son muy importantes para tener un buen final. Pero hay tres principios para empezar adecuadamente. El principio de empezar bien (pensar más en el como que en el que). El segundo principio es empezar de nuevo (siempre esta empezando en tu día) y el tercer principio empezar juntos (decir públicamente que empezamos, compromiso social) 
  • También nos descubre la relación entre estar en la mitad y estar motivados. La felicidad en forma de U del ser humano demuestra que en la etapa media hay menos felicidad. Pero los puntos medios son un hecho de vida, y el autor nos propone primero que seamos conscientes que estamos en el punto medio, en segundo lugar, que lo usemos para despertarnos y en tercer lugar que pensemos que vamos por detrás y tenemos que remontar. 
  • Por último, en esta parte se habla de los finales. Nos descubre el drama de los “NUEVEAÑEROS” aquellos que cumple años 29, 39, 49 y 59 son los que más locuras hacen. Por eso los finales son malos si nos distorsionan nuestro recuerdo y nubla nuestra percepción en esos momentos finales. Pero también los finales pueden ser buenos porque nos quedamos con lo fundamental y más allá de la felicidad hay que buscar dar energía para cerrar con un significado. 

En el tiempo asociado a un hecho debemos pensar en la importancia del comienzo para el buen final, empezando en su momento, con actitud pionera y en compañía; también pensar en la importancia de las mitades para tener motivación, y por último saber tener finales para dar significado a todo el trayecto del hecho. 

Y la tercera parte nos habla de la sincronicidad y los tiempos verbales. 

  • Hay que saber sincronizar con nuestros compañeros de equipos. Para tener pertenencia en un equipo y funcionar como tal necesitamos que nuestros tiempos mentales y vitales estén sincronizados. De aquí la importancia de los momentos para explicar el trabajo en equipo. 
  • Hay que saber pensar en tiempos verbales, saber que nuestro lenguaje influye en nuestro pensamiento. No hay que saber solo en vivir el presente, si no saber integrar las perspectivas del tiempo en un todo coherente, que nos ayude a comprender quienes somos y porque estamos aquí. 

Esta tercera parte nos enseña a valorar los momentos que los equipos y saber que pensar solo en presente sino integrar pasado y futuro no tiene sentido. 

IDEAS FUERZAS 

Este libro es muy influyente en la concepción del tiempo del día a día nos deja claro las siguientes ideas fuerzas: 

  • Hay que tener en cuenta el momento del día para que tarea hay que hacer según nuestro cronotipo 
  • Hay que pensar que las pausas para comer, siestas y paseos son grandes productores de productividad siempre que nos de distancia del trabajo 
  • Hay que ver la importancia de los comienzos en cualquier actividad para tener un buen fin, y para ello hay que saber empezar otra vez y en compañía cuando tenemos un mal comienzo. 
  • Hay que dar importancia los puntos medios de una actividad porque es donde se encierra la motivación. 
  • Hay que pensar que el sentido de pertenencia y propósito de un equipo está mediatizado por la sincronización de sus momentos útiles. 
  • Hay que pensar que lo importante es el tiempo son los momentos, que todos los momentos son los momentos justos. 

Utilidades para el directivo 

Es un gran libro para aquellos directores que: 

  • No sepan que el trabajo analítico es mejor por la mañana 
  • Que los problemas de “insight” (comprensión) mejor por la tarde 
  • Que sus colaboradores pueden tener un cronotipo diferencial y que no hay ninguno más importante 
  • Que las pausas son necesarias en tu trabajo 
  • Que las comidas gratas y los paseos generan productividad 
  • Que saber comenzar cada proyecto para que sea exitoso 
  • Que en la mitad de un proyecto es cuando más hay que motivar a los colaboradores 
  • Que los finales deben ser significativos para saber cerrar bien un proyecto 
  • Que hay que conocer el momento vital de cada persona para saber gestionar un equipo 
  • Que hay que saber integrar el pasado, con el presente y el futuro en tu forma de relacionarte 

Utilidades para el coach 

La utilización de este libro en un proceso de coaching viene bien para: 

  • Saber que en el día hay momentos para todo y que no es más productivo el que trabaja muchas horas 
  • Saber cual es tu cronotipo (y no hay ninguno bueno) 
  • Saber que el trabajo necesita de tiempos de distanciamiento del trabajo para ser productivo 
  • Saber que cualquier comienzo debe hacerse en su momento, que si no sale bien lo mejor es repetirlo y que cualquier comienzo necesita de un eco social 
  • Saber que cuando más se necesita de la automotivación es en la mitad de un proyecto 
  • Saber que hay que saber finalizar los proyectos, dotando significado al trabajo anterior 
  • Saber que todos sincronizamos mejor con los otros si estamos en el mismo momento vital 
  • Saber que el lenguaje influye en el pensamiento del tiempo. Sin encerrarnos en el pasado ni obsesionarnos con el futuro. 

 

Conclusiones 

Es un libro muy útil para entender el tiempo como un momento. Y como tal debemos entender que no siempre estamos en las mismas condiciones para hacer lo mismo. Relativizar el tiempo en momentos nos permite aceptar tareas diferentes en momentos distintos y vivir que el tiempo simplemente es una percepción humana. No hay tiempo medido sino tiempo vivido en momentos. 

 

Javier Cantera

Presidente de Auren Blc y

Fundación Personas y Empresas

@canteraleonardo

Recomendados

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies
chief wellbeing officer