Habilidades para la empleabilidad: empoderando para el futuro

 En Accion social

El trabajo hoy en día se ha convertido no solo en mero dispositivo de carácter económico para la satisfacción de necesidades primarias o el intercambio de bienes y servicios , sino que es a su vez, un mecanismo para el establecimiento de las relaciones sociales interpersonales, un medio para la participación cívica (como soporte de la integración sociopolítica y cultural) y una fuente de bienestar subjetivo, dando lugar a una base para la integración de roles, estatus, e identidad social y personal. La inestabilidad en el mantenimiento o su no adquisición puede generar respuestas psicológicas de ansiedad y preocupación por el futuro, mermando la autoestima y la identidad personal de las personas que no tienen trabajo.

El colectivo de personas jóvenes desempleadas con baja cualificación profesional se enfrenta con diferentes barreras a la hora de acceder al mercado laboral. Por un lado, su limitada formación, bien por abandono o por tener una baja cualificación en su nivel de estudios, les dificulta conseguir un trabajo. Por otra parte, estos jóvenes suelen tener limitadas habilidades para la búsqueda de empleo, y para poder pasar con soltura las distintas fases de un proceso de selección del nivel que hoy en día las empresas exigen pues es normal que aun para puestos de baja cualificación además de la entrevista de trabajo se les exija pasar pruebas grupales que ellos nunca han hecho.

En este contexto, surge el “Seminario pasaporte de habilidades de empleabilidad”, un proyecto impulsado por el programa ASPA del Área de Equidad, Derechos Sociales y Empleo, y por la Agencia para el Empleo, y realizado por la Fundación Personas y Empresas, con el objetivo de dotar de habilidades de empleabilidad para la búsqueda de empleo a estos jóvenes desempleados para que tras su paso por el seminario pudiesen realizar con confianza e independencia todas las fases en su camino para incorporarse al mercado laboral.

En la presente edición han participado 12 jóvenes, entre los 17 y los 28 años, con una gran variedad de perfiles tanto por su nivel educativo como por ámbito cultural, lo cual ha sido un valor añadido extra por las experiencias compartidas. Tras las entrevistas iniciales y durante el proyecto, quedo claro que la mayoría de ellos desconocía sus fortalezas y como poner en valor en la búsqueda de empleo su limitada experiencia. Por otra parte, la metodología formativa utilizada no fue la típica unidireccional y estática, sino que estaba apoyada en una práctica y aprendizaje constante que se retroalimentaba con ejercicios personales y grupales, y que se apoyaba en sesiones de mentoring individuales que les permitían practicar los contenidos de empleabilidad aún más a sus propias necesidades.

Los participantes en el Seminario Pasaporte de Habilidades de Empleabilidad destacaron que este programa les había ofrecido las herramientas necesarias para mejorar su acceso al mercado laboral gracias a su participación en dinámicas como role play o entrevistas realizadas por especialistas en recursos humanos. Tras las sesiones, el 95 % había modificado su currículum, se había dado de alta en varias webs de empleo y enviado su candidatura a posiciones adecuadas a su perfil. Hasta aquí, la objetividad, los datos que avalan el éxito del proyecto, pero nosotros nos quedamos con lo que nuestro corazón ha sentido: empatía y generosidad por parte de mentores y mentees. Por un lado, los mentores han salido de su área de confort y se han volcado en las sesiones de mentoring de empleabilidad con los para ayudarles en su camino personal y profesional y para hacerles un “traje a medida” de las herramientas de búsqueda de empleo y de lo que necesitaban en este punto de su vida. Por otro, profesores y coordinadores del proyecto ajustando al grupo metodología y prácticas para que los participantes pudieran sacar el mayor partido al aprendizaje pues consideramos que empoderarles en que sean autónomos en la búsqueda de empleo es un bagaje que los acompañará toda la vida, unas competencias transversales importantísimas que todos deberíamos tener. Y, para terminar, nos quedamos con la curiosidad de los mentees, sus ganas de aprender y de compartir sus experiencias y, sobre todo, sus comentarios sobre como ha mejorado su autoconocimiento profesional y personal. Hemos crecido, todos porque ¿Quién ha ganado más ellos o nosotros? Gracias por dejarnos ayudar.

 

Asunción Berzal

Directora técnica Fundación Personas y Empresas

 

 

 

 

Recomendados

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Para mayor información revise nuestra política de cookies.

ACEPTAR
Aviso de cookies
saludyrejuvenecimiento