Inteligencia artificial: una oportunidad de fomentar la diversidad y la inclusión

 En Accion social

La semana pasada tuve la oportunidad de estar en el Kick off del “Labs sobre Inteligencia Artificial Responsable e Inclusiva” liderado por la Fundación Seres, Everis y IESE y también compartí tiempo con la Fundación Capacis en su nueva sede. Fruto de estos encuentros hoy quiero reflexionar sobre la inteligencia artificial y como las personas con independencia de discapacidades de cualquier tipo debemos ser foco para los desarrolladores de estos sistemas.

La inteligencia artificial avanza firme y, en ocasiones sigilosamente para los que no pertenecemos a ese ámbito. Desde finales del S.XX vienen formando parte de procesos industriales, aunque su cara más visible ahora sean las apps, asistentes telefónicos, etc. Todos hemos interactuado con centralitas y asistentes en línea para realizar de forma más rápida gestiones. Más allá de eso servicios de atención al cliente ya existen programas de inteligencia artificial preparados no solo para ofrecernos el ocio exacto que puede interesarnos, para ayudar a la preselección de candidatos, también los hay para dar un diagnóstico médico según nuestros síntomas, tenemos asistentes artificiales en casa y en internet con los que interactuamos como si fuesen personas… los ejemplos son múltiples.

Son muchas las ventajas que su utilización nos reporta, pero tenemos que exigir que la inteligencia artificial sea fiable, transparente, e inclusiva. Somos los humanos los que programamos esos algoritmos, tenemos la obligación de que no reproduzcan nuestros sesgos personales y profesionales. Estamos en el camino social de mejorar la diversidad en las empresas, se lucha para que en ellas haya representación de los colectivos más desfavorecidos y que la equidad vaya calando en las mentes y en las estructuras. Este es uno de los principales retos la inteligencia artificial: la inclusión y diversidad pues existe el riesgo de reproducir los viejos roles y sesgos que socialmente estamos intentando cambiar.

Avanzar tecnológicamente sí, siempre, pero por favor sin perder de vista que las personas somos sus usuarios finales, no todo vale, aunque se pueda hacer, no perdamos la humanidad por el camino.

Asunción Berzal
Directora Técnica Fundación Personas y Empresas

Recomendados

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Para mayor información revise nuestra política de cookies.

ACEPTAR
Aviso de cookies
diversidadJosé Luis Casero