Las nuevas formas de trabajo: Virtual o Presencial

 En Casos y Cosas
Equipo de redacción.

 

El concepto de la Oficina en casa no es un término nuevo en nuestro país, hace 5 años ya que Microsoft España celebró su primera edición de “El Día de la Oficina en Casa” construyendo una oficina provisional en la explanada de Nuevos Ministerios con el objetivo de enseñar los beneficios del trabajo flexible y hace unos pocos años más que las compañías de telefonía móviles aportan soluciones para facilitar este tipo de trabajo y flexibilizar en cierta manera  el mercado laboral o al menos a los empleados del mismo.

Así que gracias a las nuevas tecnologías y a la necesidad de las empresas de ahorrar costes, esta tendencia se está extendiendo más rápido de lo que se creía en un primer momento, se ha decidido apostar por la consecución de resultados frente a la cultura de presencia y ya es indiferente dónde se encuentren nuestros empleados ni en qué horario trabajen siempre y cuando lleguen a los objetivos marcados.

Pero esta nueva tendencia del “trabajo en casa” no es exclusiva de los trabajadores por cuenta ajena, la crisis ha puesto de manifiesto la necesidad de transformación del modelo productivo que rige nuestro sistema económico, los puestos de trabajo con contrato indefinido están disminuyendo y la proliferación de la figura del freelance o el autónomo es algo manifiesto en nuestros días.

De hecho según un Informe de la Seguridad Social los autónomos suponen casi un 20% de la población ocupada a cierre de 2014, con 3.139.901 personas inscritas el Régimen Especial de Trabajadores Autónomos (RETA) y en Estados Unidos prevén que para 2020 sesenta y cinco millones de americanos serán freelancers.

En este colectivo nos encontramos dos tipos, los que se han visto empujados a esta opción por la dificultad actual de encontrar un empleo remunerado en una empresa y los que desean desarrollar sus cualidades y creatividad sin depender de una firma en concreto. El reto consiste en saber qué problemas podemos resolver haciendo eso que nos gusta a través de nuestros talentos.

Pero no sólo esto es necesario para lanzarse al maravilloso mundo del emprendizaje, se necesita también mucha paciencia y muchas horas de información para poder concebir nuevas formas de aportar valor al mercado laboral, ya lo decía Steve Jobs “quienes emprenden afrontan un gran reto donde se necesita mucha perseverancia”.

La primera labor de un freelance, si quiere tener éxito es informarse de todos los aspectos legales y financieros que van unidos a su “aventura” y después definir y diseñar sus “propuestas de valor” que mejoren la calidad de vida de otras personas, ya sea ofreciendo una alta adaptación a la empresa en momentos puntuales de gran carga de trabajo o ofreciéndose como profesional altamente especializado en un área concreta.

Las nuevas tecnologías y el extendido concepto de la oficina en casa del que hablábamos al principio y que ha acuñado un nuevo término en el argot laboral, smart-working (trabajo inteligente), ha ayudado a todos estos profesionales deseosos de seguir aportando valor al mercado laboral a poder ofrecer lo mismo que podrían ofrecer desde una empresa al uso pero siendo su propio jefe.

Este tipo de trabajo ha impulsado también la creación de otras nuevas formas de trabajar o colaborar, entre ellas se encuentra el co-working y que consiste ni más ni menos que en compartir sinergias y espacios para poder ofrecer un servicio más completo a los potenciales clientes pero manteniendo la independencia de cada uno de los profesionales. Además el co-working ofrece una solución para el problema de aislamiento que supone para muchos trabajadores independientes, o incluso microempresas, la experiencia del trabajo en casa.

Estos espacios compartidos no sólo permiten compartir oficina y equipamientos, sino que fomentan las relaciones estables entre profesionales de diferentes sectores que pueden desembocar incluso en relaciones cliente-proveedor.

Así que teniendo en cuenta de que un informe confeccionado por la empresa IDC afirma que para 2015 el 37,2% de los empleados mundiales se sumarán al colectivo de freelancers (en el presente, arañan el 20%) y que según los registros obtenidos, ya en el 2012 se gestaron más de seis millones de puestos on line (cerca de un billón de dólares en trabajos realizados a través de la Web) según este mismo informe, hemos de animar desde aquí a valorar esta alternativa profesional ya que es una oportunidad de continuar aportando valor al mercado laboral.

 

Publicaciones recientes

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies
tendencias octubre