Mayores de 45 años, reinventando el futuro

 En Casos y Cosas
Equipo de redacción.

 

Según el último informe del Mercado de Trabajo del SEPE, en 2013, el comportamiento de la afiliación a la Seguridad Social del colectivo de mayores de 45 años es mucho mejor que el que se ha registrado a nivel general, ya que ha incrementado su número de personas activas un 1,56%, mientras que la afiliación general ha descendido un 0,46%.

Según sus propios datos en la última década el número de personas activas mayores de 45 años crece un 22,23% mientras que los del resto de las edades se reducen en un 5,27%.

Así que a pesar de ser uno de los colectivos con más alta tasa de paro (junto a jóvenes e inmigrantes), y que menos ofertas de empleo disponibles tiene, al menos en apariencia, todavía hay esperanza.

Lo que hay que encontrar son todas esas alternativas que la experiencia, conocimientos y vivencias les pueden aportar y dirigir sus esfuerzos a explorar todas las posibilidades que tienen a su disposición.

Entre estas posibilidades se encuentra una que tal vez nos puede alejar de nuestra zona de confort ya que venimos de una cultura de permanencia, pero que a corto medio plazo nos puede aportar muchas satisfacciones, la reinvención de nosotros mismos.

Esto implica un desarrollo personal que se inicia con una autoreflexión y ampliación de nuestro autoconocimiento para determinar todas las cosas que sabemos hacer y cómo desarrollar nuestros talentos más allá de lo que hemos venido desarrollando durante los últimos años en nuestra empresa.

Esta autoreflexión implica ser honesto con uno mismo y saber detectar dónde me veo cómodo y capaz con todas las circunstancias que ello implica. Los factores a tener en cuenta son la experiencia, la especialización, el sector en el que nos movemos, nuestros conocimientos, nuestras competencias y/o habilidades, nuestra situación personal y sobre todo nuestra actitud.

Los conocimientos técnicos son importantes, pero fácilmente adquiribles, sin embargo sin una actitud positiva hacia el cambio y hacia las nuevas circunstancias no llegaremos a buen puerto. A veces nos encontraremos en situaciones en las que tengamos que dar unos pasitos hacia atrás y asumir posiciones más bajas y seguramente menos remuneradas pero que pueden ayudarnos en ese camino hacia el cambio permitiéndonos adquirir algo que nos aporte valor y nos permita impulsarnos después en nuestro nuevo camino.

De estas situaciones tenemos claros ejemplos en los países nórdicos donde desde la misma empresa se promueve ese cambio y reinvención profesional, potenciando las llamadas carreras duales que hacen que una persona pueda comenzar un nuevo itinerario profesional a partir de los 40 y se le facilite hacerlo.

El problema de nuestro país es que la mayoría de las veces llegamos a esta “reinvención” de una manera impuesta por un despido o cierre de nuestra empresa, y ni nosotros ni nuestra compañía se ha preocupado anteriormente de orientarnos a una mejora personal continúa donde la necesidad de desarrollo a de ser inmediata. Debemos preocuparnos de leer, desarrollar nuestras competencias y habilidades, mantener contacto con profesionales de nuestro sector, seguir en twitter a personas que opinan de cuestiones que nos interesan, etc. sin tener que esperar a encontrarnos en una situación de transición “obligada”.

Otra alternativa que también puede ayudarnos a desarrollarnos y aportar un amplio grado de experiencia, conocimientos y contactos es el voluntariado. Equivocadamente asociamos a esta práctica únicamente acciones llamadas “de campo” cuando en realidad muchas de estas organizaciones estarían encantadas de contar con profesionales de calidad entre sus filas que les ayuden a gestionar, dirigir u organizar sus proyectos y recursos.

También está la opción de ofrecer formación en lo que dominas, y que seguramente has estado desarrollando la mayoría de tus años profesionales, a Escuelas de Negocio, empresas del sector o incluso profesionales interesados. Pon en valor tu conocimiento y ofrécete, seguro que te llevas más de una sorpresa agradable.

Por otro lado nos encontramos con la manera más pura de reinventarse que es el emprendimiento y que puede ayudarnos en nuestro crecimiento profesional ayudándonos a adquirir una experiencia y unos conocimientos muy valiosos ya consigamos que nuestro nuevo proyecto sea un éxito o no tanto, en el camino habremos recogido muchos frutos.

Pero sobre todo recuerda que tienes que tener en cuenta que tu edad es un bien muy preciado y que cuentas con unas experiencias, vivencias y situaciones vividas que pueden ser ofrecidas como un valor añadido a todos tus conocimientos, sólo tienes que saber cómo y estar dispuesto a reinventarte de nuevo.

 

Publicaciones recientes

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies
Sudamerica