¿Por qué decimos soft skill cuando queremos decir essential skill?

 En Curiositá, Dichos populares y conceptos de RRHH, Revistas

En el entorno de las empresas GAFA (Google, Apple, Facebook, Amazon) se llena la boca cuando hablan de Softskill o habilidades blandas. A mí lo soft o lo de blando me parece una mala metáfora cuando hablamos de habilidades básicas (Resiliencia, por ejemplo). Creo que las dicotomías hard/soft o duras /blandas son propias de mentes preteritas que simplifican la realidad en buenos/malos, Real Madrid/Barcelona, etc. Es más lógico que pensemos que hay unas skills esenciales y básicas de las cuales emanan otras competencias que se puede denominar soft y/o hard. Hay autores la llaman OMNICOMPETENCIA, porque son metacompetencias o skill comunes para explicar las competencias específicas.

Estas competencias esenciales son básicas para el futuro postcoronavirus, porque no sabemos que conocimientos, roles y temáticas vamos a tener que intervenir, pero seguro que necesitamos estas competencias. El desarrollo de habilidades esenciales de amplio espectro necesita de entrenamiento. Siempre habrá gente que piensa que no podemos cambiar, pero si invertimos prácticas y experiencias estoy seguro de que perfeccionaremos estas competencias básicas.

En el libro de 2019 sobre “las siete habilidades para el futuro (presente)” de EMMA SUE PRINCE recoge todas las investigaciones existentes y nos delimita el ámbito de trabajo. Estas competencias son tan amplias que yo las diferencio en tres vectores conductuales:

  • Conducta de la competencia asociada a la percepción.
  • Conducta de la competencia asociada a la cognición.
  • Conducta de la competencia asociada a la comunicación.

Con estos tres vectores ponemos focos a desarrollar cada competencia básica. Y con afán de cambiar las preguntas a la realidad para conseguir nuevas cuestiones hemos desarrollado a cada competencia básica en una pregunta y las tres conductas asociadas.

El entrenamiento debe basarse en las siguientes siete preguntas:

  1. ¿Cuándo fue la última vez que hicisteis una conducta nueva por primera vez? ADAPTABILIDAD

El nivel de adaptabilidad se expresa a través de la curiosidad (apertura mental) flexibilidad intelectual y aceptación de crecer frente a las nuevas circunstancias. Ser adaptable se entrena, haciéndote consciente que tenemos que cambiar para adaptarnos a las circunstancias externas. La adaptabilidad es la consecuencia de tu curiosidad, que está determinada por tu capacidad de aprendizaje y la aceptación de las nuevas variables y circunstancias del entorno. Abierto a cambiar, flexible a cambiar mentalmente y no preocuparte de comunicar que estas cambiado.

  1. ¿Cuándo fue la última vez que cambiaste de opinión de un criterio que considerabas inmutable? PENSAMIENTO CRÍTICO.

El pensamiento crítico es una essential skill que nos permite relativizar nuestros criterios personales según la evolución del entorno. Para tener pensamiento crítico tenemos que aceptar puntos de vistas diferentes (multiperspectivas), tener flexibilidad cognitiva para saber cambiar de ideas y buscar alternativas creativas frente a tu opinión sobre la realidad. Este pensamiento tiene que basarse en comprender que “tú” verdad de una versión de la realidad y saber trabajar con diversos y diferentes puntos de vistas alternativos.

 

  1. ¿Cuándo fue la última vez que aceptaste una opinión diferente a la tuya? EMPATÍA

La empatía está en la base del desarrollo humano. Para ser empático tenemos que tener una actitud de comprender a los demás, lo que llaman los psicólogos ESCUCHA ACTIVA, además tenemos que ser autoconscientes de nuestros sentimientos y saber expresar las emociones y los sentimientos adecuadamente. El desarrollo de la escucha activa, la atención plena y la comunicación empática se puede entrenar para ser más empático.

  1. ¿Cuándo fue la última vez que dijiste lo que pensabas y sentías y tus conductas fueron coherentes con ellos? INTEGRIDAD.

Ser integro, coherente en lo que piensas, sientes y haces es un referente personal. Para ser integro hay que procesar equilibradamente la información con diversidad de fuentes, actuar en función de tus valores, aunque tengan un coste personal (conductas coherentes) y dice abiertamente tu opinión de una forma asertiva. Integridad por tener una información equilibrada, coherencia de actuación y saber decir no, cuando hay que decir no.

  1. ¿Cuándo fue la última vez que no vistes lo positivo de la realidad? OPTIMISMO.

Ser optimista realista es una ventaja competitiva debida a nuestra incitación a la acción del optimismo. Y para ello hay que tener una perspectiva optimista de la realidad, verla como una oportunidad, relativizando lo negativo y construyendo visiones positivas. Además, tenemos que pensar en positivo y ya no demostrar la realidad de lo que es negativo. Y por último, comunicar con positividad las acciones, es decir, con alegría.

  1. ¿Cuándo fue la última vez que provocaste un cambio significativo a tu realidad? PROACTIVIDAD

La proactividad es una opción vital de generar cambios de tu realidad. De aquí la importancia de tener una actitud de percibir la realidad para poder cambiarla, si la puedo cambiar, la cambio, sino me tengo que adaptar. Generar a partir de una percepción de cambio tu criterio propio fruto de la reflexión sobre esa misma realidad. Y con este criterio personal dar tus soluciones al entorno sin procrastinar. Influencia con criterio propio para dar soluciones

  1. ¿Cuándo fue la última vez que tiraste la toalla? RESILIENCIA.

La gestión de la adversidad es importante para establecer tu nivel de adaptabilidad y proactividad. Todos sabemos que sin fracasos no existe el aprendizaje, por tanto, tenemos que saber encarar los miedos con serenidad, es decir, tener templanza para aceptar las malas noticias y moderar tus reacciones. Además, aceptando tu vulnerabilidad construyendo tu fuerza interior para aceptar la adversidad y, por último, expresa tu fuerza para soportar las dificultades vitales, es decir, tener ánimo. Templanza con fuerza interior y expresando dosis de enorme ánimo.

Si la respuesta a estas 7 preguntas indica que hace mucho tiempo que no hacemos algo, tenemos un problema de desarrollo de nuestras habilidades. No tiene más el que más entrena, pero si se diferencia el que se entrena del que no se entrena. El uso de estas competencias genera hábitos saludables para gestionar tu carrera profesional, e incluso tu trayectoria personal. Hay que entrenar el músculo de la adaptabilidad, ejercer el pensamiento crítico, utilizar la empatía, demostrar la integridad, usar el optimismo, el desarrollo de la proactividad y aceptar la realidad con resiliencia.

En fin, que muchas veces creemos que es competitivo el aprendizaje del conocimiento cuando lo verdaderamente útil es el entrenamiento de las habilidades. Y tenemos que asumir que encerrarnos en un determinado dominio de nuestras habilidades implica no evolucionar profesionalmente. Podemos dar muchas respuestas nuevas, fruto del conocimiento, pero en cambio radicales de entorno como el actual, lo más interesante es el cambio de las preguntas que hay que hacerse. Y como decía VIKTOR FRANKL “¿Es que acaso habré de avergonzarme de que en todo este tiempo mis concepciones han evolucionado?” No evolucionamos sólo en el saber (conocimiento) sino también en el saber hacer (habilidades) ¿Qué quiere ser un sabio hábil o un hábil sabio? Yo me quedo con lo segundo, primero hacer para saber.

Fco. Javier Cantera Herrero

Presidente Auren BLC

Presidente de la Fundación Personas y Empresas.

Recomendados

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Para mayor información revise nuestra política de cookies.

ACEPTAR
Aviso de cookies
Término RRHH: La voz del empleado