¿Qué impacto tienen las nuevas tecnologías y las redes sociales en el Coaching?

 En Dossier

Podríamos decir que el impacto es bastante elevado. De hecho, las nuevas tecnologías son un nuevo soporte para llevar a cabo sesiones de coaching que en ocasiones no podrían hacerse de otra manera.

Coaching más cercano y más accesible a la realidad de las personas, a los problemas y a las situaciones concretas del día a día. Las nuevas tecnologías nos han permitido estar comunicados con el mundo y con las personas por varias vías. Internet desde hace más de una década nos permite una conexión sin fronteras y el Coaching también ha sabido aprovechar este recurso.

Hoy en día podemos tener la posibilidad de elegir al Coach que queramos aunque éste resida en Holanda, USA o Turquía. El teléfono o las llamadas por skype (con o sin imagen) ha sido hasta ahora la forma más habitual de realizar un proceso de coaching a distancia. Cuando existe un reto y un compromiso mutuo, el éxito está garantizado.

Como Coaches a veces dudamos de la efectividad de un proceso de coaching a distancia, pero aquellos que hemos podido probarlo, garantizamos la fiabilidad del mismo. Estar presente para una persona no significa compartir el espacio con ella. Estar presente significa estar aquí y ahora con todos nuestros sentidos. Las nuevas tecnologías nos lo demuestran, somos capaces de sentir y de vivir emociones en la distancia. La conexión de las personas no requiere de presencia física, requiere de solamente de “presencia” en su sentido más amplio.

Por ello, tanto el teléfono como el Skype o el propio correo electrónico suponen un soporte interesante en el proceso de coaching, intercalar sesiones presenciales con otras sesiones on line no solo no perjudican sino que permiten trabajar desde un nuevo dimensionamiento de la persona, de la situación y del reto. Tras la cámara la persona puede mostrarse tal y como es, sin vergüenza, sin apariencia, desde su autenticidad.

Las nuevas tecnologías no solamente son un gran soporte para el coaching sino que suponen, en estos momentos, un recurso imprescindible. Los resultados en el proceso es de mayor rapidez, fiabilidad, concreción y efectividad.

Por su parte, no podemos olvidarnos del fenómeno de las Redes Sociales que también ha tenido calado en el ámbito del coaching. Los humanos nos relacionamos por grupos: familiares, laborales, sentimentales, etc. Una red social no es más que la conexión de personas que interactúan y que tienen algún tipo de relación entre ellos. La teoría de los 6 grados de separación afirma que cada individuo del planeta está conectado con el resto. Esta relación se basa en una cadena de conocidos que no supera las 6 personas. La teoría dice que cada individuo conoce a una media de 100 personas, por lo que si estas 100 personas difunden un mensaje a todos sus conocidos, podríamos transmitir información a 10.000 individuos fácilmente. Las redes sociales han fortalecido esta teoría.

Éstas, son aplicaciones web que favorecen el contacto entre individuos a través del ordenador, la tablet o el Smartphone. Las personas pueden conocerse previamente o hacerlo a través de la red. Existen tres tipos de redes sociales: Genéricas (Facebook, Twitter, Instagram…), Profesionales (LinkedIn…) y Temáticas (Pinterest, Flickr, Youtube…) ¿Cuál es el impacto o la relación que existe entre el coaching y las redes sociales? Podríamos decir que el impacto tiene dos vertientes:

  1. Desde una dimensión informativa y de conocimiento de la disciplina del coaching. Muchas personas tienen su primera toma de contacto con el coaching a través de las redes sociales. Artículos, noticias, publicidad, testimonios, etc. Podemos encontrar todo tipo de referencias al coaching en publicaciones de nuestros contactos a través de Facebook, Twitter, Google +, Pinterest… El coaching está presente en las redes y no sólo por las escuelas que promocionan sus cursos sino también por aquellas personas que comparten o hacen un retweet de artículos que llevan a la reflexión a más de uno. El coaching está de moda y tiene su presencia en las redes sociales.

  2. Desde una dimensión de soporte y seguimiento en el proceso de coaching. Las redes sociales ayudan todavía más si cabe a la relación y conexión de Coach / Coachee. Permiten realizar un seguimiento de los avances y objetivos que se van logrando (por ejemplo a través del Whatsapp). Existe una nueva tendencia que supone obtener el reconocimiento de los seguidores o contactos con los logros obtenidos en el proceso de desarrollo. Facebook y Twitter son por excelencia las redes en las que se comparten objetivos cumplidos e incluso ayudan en ocasiones al Coachee a realizar declaraciones a su entorno que les permite cambiar su realidad.

La red refleja los mismos paradigmas de la vida, creencias sobre las cosas, las situaciones y las personas. Algunos de estos paradigmas pueden ser muy positivos en el proceso de desarrollo personal y/o profesional de un individuo. Recuerdo el caso de un Coachee que tenía la creencia de que “con 29 años ya era muy tarde para cambiar de trabajo, para reinventarse en otra profesión”, trabajé con él las limitaciones de esta creencia así como el coste que estaba teniendo en su vida, aún así no lograba deshacerse de ella ni transformarla. Fue entonces cuando leí un artículo en las redes sociales que hablaba sobre artistas y genios de la humanidad que habían creado sus grandes obras en distintos momentos de su vida, algunos a una edad temprana y otros más tardíos. Este artículo hablaba de victimismo, hablaba de la cantidad de excusas que nos ponemos las personas por ser demasiado jóvenes o demasiado viejos para emprender acciones, para hacer algo que querríamos hacer o simplemente para cambiar de trabajo. “Nunca eres demasiado viejo para crear” (Yorokobu), lo compartí en su muro de Facebook y empezó a ver otras posibilidades debido a la autoridad que dio a la fuente de esta información.

Creemos lo que vemos y lo que nos cuentan. Cuando algo es posible para una persona de nuestro entorno también lo es para nosotros mismos. Las redes sociales nos permiten declarar al mundo lo que queremos y lo que necesitamos, nos permiten compartir sueños, deseos, aspiraciones y también compartir nuestra felicidad de los objetivos cumplidos y el desarrollo logrado. Suponen un gran aliado para el desarrollo y el crecimiento. Las personas necesitamos compartir con los demás lo que nos sucede, necesitamos el reconocimiento, el apoyo, la ayuda y en ocasiones también el consuelo de lo que no se consigue o se ha perdido.

Al compartir establecemos una nueva conexión con los demás y con nosotros mismos, nos exponemos ante el mundo, mostramos nuestra vulnerabilidad y abrimos la puerta a nuestro interior para ser vistos, para ser conocidos y para ser comprendidos. Las redes sociales son una gran herramienta al servicio del coaching.

Publicaciones recientes

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies