Salud y rejuvenecimiento: La vida profesional más allá de los 50

 En Accion social

Salud y rejuvenecimiento: La vida profesional más allá de los 50

A finales de 2018 saltaba la noticia de que había habido más muertes que nacimientos en España, no nos sorprendió, pasó como una noticia más porque además de que hay muchos estudios que vienen avalando este hecho, la realidad es aún más cercana pues a nuestro alrededor hay cada vez menos bebes y madres más mayores. Lo que nos lleva a una obviedad que muchos viviremos: vamos a jubilarnos mucho más tarde, ¿prejubilación? ¿Qué es eso?

Al igual que pasa en las familias, en las empresas vamos a convivir grupos muy diferentes de personas con necesidades muy distintas, ya sea por edad, por sexo, por capacidades diferentes, etc. Una diversidad que tiene que potenciarse por necesidad y por obligación pues quién no trabaje en hacer que sus empleados tengan una buena experiencia en sus organizaciones están abocados a perder talento o a tener siempre el mismo tipo de talento, con las mismas ideas y formas de hacer las cosas. ¿Podemos permitírnoslo? Las empresas van siendo conscientes de ello y están poniendo en marcha políticas especiales para atraer y retener millennials, pero aún deben fomentar las políticas que permitan que los colectivos de mayor edad sigan participando activamente en la empresa y no se les aparque o se les eche, pues así solo estamos desperdiciando recursos. Políticas que tienen que poner foco en: mejorar y adaptar entornos de trabajo, en fomentar la formación y desarrollo de todo el personal, aprovechar y reconocer la experiencia, y, por supuesto, en promover hábitos de vida saludables.

Nuevamente, parece obvio que esos sean los focos, pero ahora mismo pocas empresas están trabajando en ello en pro de los más veteranos. Nuevos colectivos demandan ajustes organizativos: por movilidad, por habilidades especiales etc. y nos vamos adaptando, ¡menos mal! Pero si queremos ser empresas socialmente responsables tenemos que pensar en el ciclo de vida profesional de una persona con una visión 360º. Si cada vez somos más capaces de adaptarnos a las necesidades de nuestros clientes y adaptamos los productos a lo que nos solicitan, ¿porque no intentar que nuestro cliente interno también tenga ventajas en función de sus necesidades vitales? Empleados y empresas tenemos que trabajar juntos en buscar el equilibrio para que ambas partes ganen.

Cuando era pequeña mi padre siempre me decía “Manos que no dais, que esperáis”, y yo creo que este dicho viene muy bien ahora. Podemos pedir a las empresas mejoras que nos permitan conciliar nuestras necesidades por edad con la vida profesional, pero nosotros también debemos ser responsables y trabajar en minimizar la disminución de nuestras capacidades físicas. Los famosos “achaques” no tienen que ser un handicap, solo una característica más, debemos tener hábitos de vida saludables, hacer ejercicio, en definitiva, cuidarnos porque así seremos más felices pues estaremos mejor personal y profesionalmente Y si esto que vale para nuestro cuerpo también vale para nuestra mente, hemos de ser inquietos, curiosos, no quedarnos anclados en los conocimientos que ya dominamos, forzarnos a salir de nuestra área de confort, intentar aprender nuevas cosas.

Soy una baby boomer, mujer y con más de 50, no una millennial ¿Y qué? Yo quiero ser dueña de mi futuro y trabajaré mi mente y mi cuerpo para estar activa hasta que me jubile, no quiero ser aparcada. ¿Qué vas a hacer tú? Nos vemos en el gimnasio o en un curso.

 

Asunción Berzal

Directora técnica Fundación Personas y Empresas

Recomendados

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Para mayor información revise nuestra política de cookies.

ACEPTAR
Aviso de cookies
empleabilidadigualdad