Viaja, aprende y mejora tu empleabilidad en Low-Cost

 En Casos y Cosas
Equipo de redacción.

Globalización. Esa palabra que cada vez escuchamos más pero que no acabamos de vislumbrar, es mucho más real y con más aplicaciones de las que inicialmente podemos atribuirle. Un mundo global es un mundo sin barreras. Un mundo que permite viajar, enriquecerse, intercambiar y, ¿por qué no?, trabajar. Si quieres explorar nuevos territorios y aprender mientras aumentas tu empleabilidad, existen distintas formas de hacerlo sin necesidad de muchos recursos económicos. Si quieres saber más, no pierdas el hilo de este artículo.

Por todos es conocida la posibilidad de salir del país para trabajar como au-pair, pero no es la única. Cada vez están proliferando más distintas opciones que no requieren un permiso de trabajo y que podrían calificarse, grosso modo y salvando las distancias, como una vuelta al trueque. Sí, has leído bien. En España aún no es muy común y son pocas las personas que optan por ello, pero en el resto del mundo hay personas que saltan de un país a otro de este modo.

De forma resumida, se trata de intercambiar trabajo (4 ó 5 horas diarias con fines de semana libres) por alojamiento y, en muchos casos, comida. Esto te permite reducir a la mínima expresión el volumen de gastos mientras aprendes el idioma o buscas un trabajo remunerado. ¿Las opciones? Infinitas. Puedes trabajar en un hostel en Reino Unido, en un hospital de la India o en un junco chino en Malasia como navegante. Si prefieres trabajar con animales, puedes optar por colaborar en granjas de huskies en Finlandia o Noruega o, una de las opciones más extendidas, en una granja orgánica en cualquier parte del mundo. Las posibilidades están ahí y las experiencias son únicas. Para encontrarlas, sumérgete en la red y chequea páginas como WWOOF, centrada en granjas ecológicas, HELPX o STAYDU para ayudar en casa o pequeños negocios familiares, o LIVE IN, orientada al trabajo en albergues juveniles. Y esto no es más que una mínima parte de lo que puedes encontrar. De hecho, incluso existen algunas opciones como las reseñadas en las que además del alojamiento se ofrece una paga adicional, como puedes encontrar en http://www.gumtree.com/ que opera en Reino Unido.

En estos casos, siempre hay que tener en cuenta que las páginas web se encargan de poner en contacto a las personas que buscan voluntarios con quienes desean vivir la experiencia de este tipo de “trueque”, por lo que no ofrecen más garantía que la que les avala por los testimonios de quienes ya han participado en este tipo de intercambios. Foros como spaniards o diversos blogs de personas que ya han vivido la experiencia pueden ayudarte en tu elección. A la hora de decidir, lo más importante es chequear bien los perfiles y referencias y, sobre todo, fijar de antemano con tus hosts las condiciones de tu trabajo y alojamiento.

global 2Otras opciones para trabajar en el extranjero, si estás dispuesto a colaborar como voluntario sin ningún tipo de contraprestación, son las diversas entidades culturales como museos, academias, hoteles de gran tamaño, etc. que están abiertas a tu candidatura. A modo de ejemplo, http://www.usna.edu/Museum/volunteer.htm de la Academia Naval de EEUU. Esto te permitirá adquirir experiencia y mejorar el idioma.

Para poder moverte con un permiso de trabajo en regla por diferentes países de manera temporal y compatible con las opciones anteriormente reseñadas, está la ‘Working Holiday Visa’, un permiso de residencia y trabajo (generalmente para un año) posible gracias a los acuerdos bilaterales entre distintos países. No obstante, no olvides que este tipo de visa facilita los trámites administrativos y te permite trabajar legalmente, pero en ningún caso te ofrece trabajo (tienes que buscarlo tú mismo) ni apoyo económico alguno.

Para su adjudicación, y aunque las condiciones varían para cada país, es necesario tener entre 18 y 30/35 años y contar con un seguro de viaje que cubra toda la estancia. Además, se espera que el solicitante tenga los suficientes fondos económicos para mantenerse mientras está en búsqueda de una nueva oportunidad laboral. Aunque ya son 38 los países que suscriben este tipo de acuerdos, España sólo los ofrece con Canadá y Nueva Zelanda.

Finalmente, y aunque más limitadas en su acceso, no hay que olvidar las becas internacionales que ofrecen distintas instituciones e incluso empresas. Obviamente, las ventajas están claras: el apoyo económico suele ser atractivo, las oportunidades de desarrollo profesional son amplias y el peso que este tipo de experiencias cobra en el currículum es enorme. En resumidas cuentas, puede convertirse en la forma de marcar la diferencia, de enriquecer tu marca personal.

Los principales contras: los requisitos. En general, para acceder a cualquiera de estas becas, se te exigirá un alto nivel educativo además de fluidez en el idioma del país de acogida. Y dado que son muy limitadas y suelen estar abiertas a profesionales de múltiples países, el nivel de competencia y exigencia son muy elevados. Así, en función de tu área de trabajo, podrás encontrar oportunidades en instituciones europeas como el Parlamento, la Comisión o el Consejo Europeo; en instituciones financieras como el BCE o el Banco Mundial; en universidades, bien sea a modo de docente, lector o investigador, en cualquier parte del mundo, e incluso, si tu futuro está en el área aeronáutica, ¿por qué no optar a una beca en la NASA?

Aquí van unas cuantas pistas a partir de las que comenzar a investigar. Si eres inquieto y quieres aprovechar para aprender, vivir nuevas experiencias e incrementar tu empleabilidad, no dudes en buscar las opciones que mejor se adaptan a tus necesidades. Prepárate para el futuro.

Publicaciones recientes

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Para mayor información revise nuestra política de cookies.

ACEPTAR
Aviso de cookies
veranoapply 1